Sur Futuro participa en panel del Foro Socioeducativo sobre el Balance al Pacto Nacional para la Reforma Educativa a un año de su firma

La analista de Información de Sur Futuro, se refirió al Analfabetismo y Educación de Jóvenes y Adultos, señalando que “la población de jóvenes de baja escolaridad o ninguna, tiene características específicas que deben ser tomadas en cuenta a la hora de diseñar programas que permitan la continuidad y permanencia de los mismos en procesos educativos.

El Foro Socioeducativo (FSE), espacio conformado por instituciones que reflexionan y debaten sobre temas socioeducativos para influir en la mejora de la educación dominicana, en aras de la constitución de una ciudadanía crítica y la construcción de un estado de derecho, realizó el Panel: Balance al Pacto Nacional para la Reforma Educativa a un año de su firma, en el Paraninfo Dr. Defilló de la Facultad de Ciencias Médicas de la Universidad Autónoma de Santo Domingo.

El panel se enmarcó dentro del programa de actividades que viene desarrollando el FSE y su objetivo fue el de propiciar un espacio abierto y participativo, en el cual diversas instituciones involucradas con el sector educativo nacional, pudiesen dar a conocer e intercambiar sus respectivas opiniones sobre lo que ha sido la implementación del Pacto Nacional para la Reforma Educativa durante su primer año, así como aportar ideas para contribuir a su mejoramiento. Las palabras de bienvenida al panel estuvieron a cargo de Fernando Peña, coordinador del Observatorio Dominicano de Políticas Públicas de la Universidad Autónoma de Santo Domingo-UASD- y de Iván Ogando, director de la Facultad Latinoamericana de Ciencias Sociales, Programa República Dominicana, FLACSO-RD, coordinador del FSE. Por el FSE participaron: Vladimir Cruz, coordinador de Proyectos, Centro Cultural Poveda, quien realizó su presentación sobre: Dignificación de docentes desde la formación continua, con énfasis en la necesidad de asumir una voluntad política real que inicie con una marcada despolitización de la educación dominicana, invitando a todos los sectores (principalmente al político) del país a apostar por el interés supremo de garantizar una educación de calidad a todos niveles del sistema educativo dominicano.

Para Cruz “esto implica grandes transformaciones y legislaciones como afirma el propio pacto, de las cuales todavía carecemos. Al momento de hablar de sistematicidad del proceso educativo exige grandes esfuerzos, debido a que por muchos años hemos tenido un sistema educativo basado en la improvisación y ensayo continuo de diversas experiencias con sus respectivas adaptaciones, que muchas veces no han dado respuestas a los diversos contextos de nuestro país. Pero estos esfuerzos, aparte de crear los mecanismos adecuados y transparentes como afirma el Pacto, deben partir de propuestas bien claras y definidas que surjan de un interés colectivo en el que la comunidad educativa se sienta parte y corresponsable de la misma”.

Laura Blanco, analista de Información de la Fundación Sur Futuro, se refirió al Analfabetismo y Educación de Jóvenes y Adultos, señalando que “la población de jóvenes de baja escolaridad o ninguna, tiene características específicas que deben ser tomadas en cuenta a la hora de diseñar programas que permitan la continuidad y permanencia de los mismos en procesos educativos. Todo programa debe llevar consigo elementos que permitan contrarrestar las causas de abandono. En particular, es necesario atender los siguientes elementos: enfoque territorial, considerando lo urbano y rural; enfoque curricular en la construcción de una ciudadanía ética y valores; promoción de competencias y habilidades para la vida, vinculadas con proceso de desarrollo humano; fomento de la participación comunitaria; resolución de conflictos; enseñanza en salud sexual y reproductiva; y elementos de empleo y autoempleo; visto desde el contexto inclusión social y laboral con respuestas comunitarias”.

Alexander García, encargado de Investigación y Desarrollo de Acción Empresarial por la Educación (EDUCA), expuso sobre la Instalación de una cultura de evaluación en el sistema educativo dominicano. Al respecto señaló que “instalar una cultura de la evaluación permitirá medir el nivel de logro de los aprendizajes para ajustar programas, estrategias docentes, reasignar presupuestos y promover esquemas de incentivos y consecuencias.” Señaló también que el primer compromiso del Pacto en esta materia ha sido fortalecer las facultades del Consejo Nacional de Educación, para que este en tanto autoridad máxima del sistema educativo lidere una política de evaluación la que deberá ser independiente y con las mayores garantías para todos los involucrados. Así, deberá evaluarse a estudiantes, docentes, funcionarios y procesos de gestión del sistema educativo.

Destacó también el significativo logro que representa para el país estar participando de las Pruebas PISA de alcance global y que han comenzado a implementarse en este mes de marzo. Mencionó también, que aún resta por avanzar en los compromisos vinculados con la evaluación de los programas, particularmente aquellos vinculados con los aspectos curriculares, la política de jornada extendida, el plan nacional de alfabetización y la atención y protección integral a la primera infancia. Concluyó diciendo que una cultura de la evaluación es responsabilidad de toda la comunidad educativa, no solo del Estado y en consecuencia, si se constatan retrasos todos los actores deben sentirse responsables.

Por su parte, Cledenin Veras, directora de la Escuela de Educación de UNIBE, quien presentó los Compromisos en el Nivel Superior, precisando que “los actores del sistema de educación superior no han sido convocados para definir un plan de acción que permita cumplir con los acuerdos del Pacto correspondientes al sistema de educación superior, a pesar de haberse aprobado el reglamento del Pacto”. Asimismo, agregó que en el 2010, el MINERD y MESCYT definieron junto a las 28 universidades formadoras de docentes del país, y asesores, los Estándares para la Formación Docente, a partir de los cuales cada institución se comprometió a rediseñar sus programas en función de dichos estándares.

Una comisión del MESCYT dio seguimiento durante las primeras fases, sin embargo se carece de una estrategia de monitoreo y evaluación continua para garantizar el cumplimiento de dichos estándares y garantizar la calidad de la formación inicial de los docentes, entre otros señalamientos. El evento contó también con panelistas invitados.

Mario Bergés en representación del comité del movimiento social Coalición Educación Digna (CED), cuya participación se basó en Precisiones de la CED sobre el Pacto Nacional Para la Reforma Educativa en torno a cuatro puntos: el Pacto Nacional para la Reforma Educativa inició sin haberse constituido el Consejo Económico y Social (CES), como manda la Constitución; de 51 Escuelas nuevas visitadas por la Coalición revelan bajos niveles de accesibilidad; la jornada extendida; y el presupuesto para educación de 2015 fue elaborado de espaldas al Consejo Nacional de Educación.

Juan Ramón Santana, presidente del Consejo Dominicano por la Defensa de los Derechos de los Trabajadores de la Educación (CONDETRE), quien presentó el Informe de Veeduría Social a los Compromisos del Pacto Educativo, el cual señala que ha detectado que en el primer año de ejecución, en el Pacto se han violado los fundamentos de unos ocho (8) compromisos, a saber: el aseguramiento de que toda infraestructura educativa contribuya a la creación de un adecuado ambiente pedagógico y a la integración de la familia y la comunidad a la vida escolar; la ampliación y fortalecimiento de la política de ingreso a la carrera docente que permita la incorporación al sistema educativo de profesionales de alta calidad exclusivamente a través de concursos de oposición para todas las posiciones docentes, sin excepción alguna; la garantía de que el sistema de evaluación sea objetivo, transparente, independiente, formativo e integral; la promoción de la cultura del diálogo y el mutuo entendimiento entre los actores del sistema educativo; la creación de un espacio permanente de diálogo y seguimiento entre el Ministerio de Educación y el sector docente organizado; la aplicación y el cumplimiento a la evaluación del desempeño del personal docente; la discusión oportuna dentro del Consejo Nacional de Educación de los lineamientos de política educativa que deberían ser incorporados en el anteproyecto de presupuesto anual del Ministerio de Educación; y la realización en 2014 de una evaluación a medio término de los Planes Decenales de Educación 2008-2018.

Jesús De La Rosa, asesor de Educación de la Universidad Autónoma de Santo Domingo disertó sobre el Problema de la no asignación del presupuesto y la no ejecución de los programas de formación docente en la UASD, resaltando que históricamente en el país se ha invertido poco en educación. “Hace más o menos 20 años, la inversión promedio en educación de los países latinoamericanos y del Caribe era de un 4% del PIB, mientras que en nuestro país era de menos de un 2% del PIB, es decir, nuestro sistema de instrucción pública era el peor financiado. Hoy, invertimos en educación el 4% del PIB; pero, el promedio de inversión de los países del área ya supera el 7% del PIB. Cierto es que invertimos más; pero, los demás países siguen invirtiendo mucho más que la República Dominicana”.

Fuente: Foro Socioeducativo

 

 

noticias recientes