Discurso de la presidenta de Sur Futuro, Melba Segura de Grullón, en la 5ta entrega del Premio Ecológico a la Siembra de Agua

“Al cumplir un lustro, sentimos que hemos superado con éxito la prueba del tiempo y miramos con optimismo los desafíos hacia adelante”.

 

Haga clic en el siguiente enlace para redirigirse al video del discurso: 

https://www.youtube.com/watch?v=xVRLL5Ac-zI

 

Santo Domingo, República Dominicana

28 de noviembre de 2018.

 

Hace ya cinco años consecutivos que nos juntamos para celebrar en estos salones la entrega del Premio Ecológico a la Siembra de Agua.

Al cumplir un lustro, sentimos que hemos superado con éxito la prueba del tiempo y miramos con optimismo los desafíos hacia adelante.

El momento es propicio para apuntar unas breves reflexiones sobre los hitos alcanzados y sobre el camino que tenemos de frente.

En primer lugar, debemos afirmar que los resultados del Premio en estos cinco años, han sido una agradable sorpresa. Les confieso que cuando comenzamos, ni nosotros mismos imaginamos la gran unificación de voluntades y la acogida entusiasta de amigos y colaboradores dispuestos a sumarse a esta hermosa iniciativa.

————

Nuestra segunda reflexión se encamina sobre los avances logrados en la agenda ambiental a nivel nacional e internacional durante este lustro.

Esos avances le dan más sentido al Premio, y crean un contexto y una opinión pública más favorable, que nos indican que vamos en la senda correcta.

A nivel internacional hemos sido testigos de grandes consensos mundiales, como son los Objetivos de Desarrollo Sostenible, el Acuerdo de Paris, la creación del Fondo Verde del Clima y, sobre todo, la publicación de la encíclica Laudato Sí, del Papa Francisco, quizás el documento más importante de todos.

Lo es, porque además de describir de una manera sencilla e incuestionable las injusticias económicas y sociales que dañan la tierra, presenta la solución basada en un compromiso ético y espiritual que está por encima de cualquier valoración terrenal.

Sin dudas, el mundo está reaccionando a tiempo ante una crisis ambiental que nadie puede ocultar.

Las emisiones sin control de los gases de efecto invernadero están llevando a la Tierra a límites de los cuales no hay retorno, y ya se sienten los impactos sobre los seres humanos.

El calor está secando la tierra, aumentando la evaporación y la humedad que luego se convierte en lluvia, pasando, de una manera impensable en otros tiempos, por largos periodos de sequía, y de pronto, como si el cielo quisiera abrirse, vienen las inundaciones repentinas, como si las ánimas hubieran decidido enviarnos los dos pesos de agua del cuento del profesor Juan Bosch.

El agua, y los fenómenos naturales relacionados con ella, están cambiando su comportamiento. Se reduce el nivel de los acuíferos, se secan los ríos y los pozos, provocando cortes en el suministro a la población.

Cuatro millones de personas quedaron sin agua después del huracán Mitch, en Honduras.

En Ciudad del Cabo, Sudáfrica, millones de personas hicieron filas para conseguir agua potable en las llaves públicas, y se esperaba el Día Cero, donde nadie tendría agua en las tuberías. Algo nunca visto en una urbe con un acueducto de primera calidad, pero al que se le secaron las fuentes.

Islas enteras ya fueron devastadas, como Barbuda en nuestra región, totalmente despoblada por la ferocidad de los huracanes Irma y María, que destruyeron hasta los refugios más resistentes.

Con todos estos fenómenos extremos, queda claro que no es viable depender sólo de soluciones tecnológicas para protegernos de la madre naturaleza. Sólo ella misma puede hacerlo si nosotros cumplimos con el inescapable deber de cuidarla y de respetarla.

————

En el contexto nacional, por otro lado, tenemos hechos significativos que merecen ser destacados, como son las trascendentales decisiones de Estado tomadas por el Señor Presidente de la República, Danilo Medina, para asegurar las fuentes de recursos naturales que sostienen la vida de ésta y las futuras generaciones.

Entre ellas, la designación del período 2016-2020 como el Cuatrienio del Agua, la creación de la Mesa del Agua, la creación de la Comisión Presidencial para el Ordenamiento y Manejo de la Cuenca del Río Yaque del Norte, y los proyectos agroforestales en 7 cuencas de la región sur, no solamente “cuidando los palos”, como dicen nuestros campesinos, sino también mejorando los ingresos de las familias con la siembra de 700 mil tareas de pinos, cedros y otras especies forestales, así como cultivos permanentes como el café y el aguacate.

La senda por la que avanzamos es la correcta, pero la tarea que enfrentamos es grande y siguen pendientes muchos desafíos.

En lo más profundo de las comunidades donde Sur Futuro trabaja, veo cada día muchas personas que, todavía en pleno siglo XXI, su año será bueno o malo dependiendo de si llueve o no.

Duele ver todavía mujeres cargando latas de agua en sus cabezas largas distancias, a niños y niñas perdiendo clases por enfermedades gastrointestinales que se evitarían si tuvieran acceso a agua potable.

Lo más difícil es saber que estos problemas se agravan por los efectos del cambio climático que, como todo desastre, afecta más al que menos tiene.

Y hasta ayudar a superar estas situaciones a veces se dificulta.

¿Saben ustedes?  llevo 5 años tratando de instalar 10 purificadoras de agua que usan energía solar, para las comunidades más pobres y aisladas de la montaña. Después de comprados e instalados los equipos, y comprobada la pureza del agua, ahora resulta que hay más de 48 nuevos requisitos que cumplir para que esas empresas comunitarias puedan servir agua a la población?

Es muy fácil hacer denuncias y demandas, teniendo a tres pasos una llave y un refrigerador con tu agua fría.

Mucha gente dice, y otras lo creen, que nuestros campos son deforestados por comunitarios “que están acabando con las lomas”, pero no van más allá de ver el problema desde afuera.

Lo bueno sería saber, por qué hacen esto, sabiendo que ellos también pierden su futuro. Y la repuesta es muy simple, si se tiene que vivir el día a día, el futuro no existe.

Y entre el sobrevivir los días, la ambición de algunos poderosos, la indiferencia del que se siente seguro y los desafíos climáticos, el bienestar de nuestros ríos sigue amenazado.

Entonces, en medio de estas realidades, ¿cuál puede ser la importancia de un Premio del Agua?

Muy sencillo. El Premio quiere que se conozcan y se reconozcan las acciones ejecutadas por dominicanos y dominicanas, y por qué no, extranjeros, sensibilizados, conscientes y dolientes que, adelantándose a su tiempo, y con sus propios medios están protegiendo los bosques, el agua y los ríos de esta tierra, para beneficio de su generación y las generaciones del porvenir, demostrando que se puede progresar haciendo uso sostenible de la naturaleza.

La intención, implícita y explícita en el Premio, es muy clara: que los demás nos veamos reflejados en esos modelos, y multipliquemos sus ejemplos por todo el territorio nacional.

En nuestro andar por todos los rincones del país en busca de los sembradores de agua, hemos ido encontrando sus huellas y descubriendo historias maravillosas.

Muchas veces traen una mezcla de conciencia frente a necesidad, de lucha contra la incredulidad y el acoso de muchos, que los llaman ridículos y “locos” por estar sembrando palos, o por no permitir que corten los últimos pinos en la cabecera de un río a cambio de unos pesos.

Hemos querido que nos acompañen a celebrar estos cinco años los pasados 13 ganadores del premio (les pido por favor que se pongan de pie y pido un aplauso para ellos por favor)

Vienen de diferentes regiones, de origen humilde o no, pero motivados todos por el mismo desafío y con la misma visión dieron un paso al frente.

Vale preguntarse: no merece nuestro reconocimiento el dominicano que en la misma frontera con Haití, es dueño de un bosque de 8 mil tareas manejado con todos los permisos y requisitos del Ministerio de Medio Ambiente, rico en fuentes de agua, algunas de las cuales van hacia el país vecino.

O la familia que declaró como área protegida privada su herencia de 7 mil tareas en las montañas de Azua para desarrollar un proyecto eco turístico.

También, el proyecto Fuentes de Vida promovido por la Fundación Ecológica Punta Cana, una solución innovadora para el tratamiento de aguas residuales de 150 viviendas en Verón, quienes disfrutan hoy de un ambiente limpio y sin contaminación

O la admiración que merece el grupo de mujeres empoderadas en el uso y protección del agua para sus comunidades a través del Proyecto Derecho Humano al Agua, en Elías Piña, presentado por la Confederación Nacional de Mujeres Campesinas (CONAMUCA), entre otros maravillosos proyectos.

—–

Este Premio se hace realidad gracias a la suma de muchas buenas voluntades, agradezco sin límites por su apoyo a cada uno:

  • A los patrocinadores y donantes.
  • A los miembros del equipo técnico evaluador y a los miembros del jurado por su invaluable cooperación.

Y a todas las personas e instituciones que sin vacilación sumaron sus aportes que nos permitirán conocer hoy los nuevos sembradores de agua de nuestro país.

——

Mi reflexión final va en el sentido de que aprendamos a llamar el agua por un nuevo nombre, el que propone el Papa Francisco en Laudato Si, en una combinación perfecta entre naturaleza y ser humano: llamándola “el agua social”.

——-

Permítanme concluir, compartiendo con ustedes una hermosa canción, que es casi una oración, dedicada al agua, que lleva por título “Agua Es”.

Dice así:

Desde allí arriba bien se ve

que la Tierra una burbuja es,

un planeta azul y sin iguales

AGUA ES

En el lago y el canal

en los charcos y en el manantial,

en arroyos como en arrozales

AGUA ES, AGUA ES

Nubecita blanca o nubarrón

chubasquito, nieve, o chaparrón,

todo lo que al cielo se le antoje

AGUA ES

La frente se llena de sudor

la sangre que pasa por el corazón,

un beso de amor o de adiós

AGUA ES, AGUA ES

La vida que nace en cualquier parte

¡¡¡AGUA ES, AGUA ES!!!

 

Muchas gracias.

 

 

noticias recientes

  • SUR FUTURO OTORGA 5TO. PREMIO ECOLÓGICO A LA SIEMBRA DE AGUA

    |

    En el evento se distinguieron las acciones en favor de la reforestación, preservación y uso inteligente del recurso agua. Los ganadores recibieron sus galardones de manos de Melba Segura de Grullón, presidenta de Fundación Sur Futuro, de la Primera Dama de La República, Cándida Montilla de Medina, y de instituciones donantes.

  • SUR FUTURO Y DGA ENTREGAN AUTOBÚS A CASA DE LA CULTURA DE HAINA

    |

    Leticia Cortorreal, subdirectora de la Dirección General de Aduanas, y Melba Segura de Grullón, presidente de Sur Futuro hicieron entrega oficial del autobús tipo escolar con capacidad para más de 40 personas, a Segundo Maldonado, Director de la Casa de la Cultura de Haina.

  • Sur Futuro gradúa 150 jóvenes de cursos técnicos en Haina

    |

    Con este grupo suman 1,783 los jóvenes graduados en Educación para el Trabajo dentro del proyecto Alerta Joven, en las comunidades de Haina, Quitasueño, El Café de Herrera y en Padre las Casas, en Azua. A la fecha, más del 50% de los jóvenes graduandos han sido posicionados y ya están actualmente trabajando en diversas industrias del sector.